La mejor película de la década para Ciro Altabás

[REC] (Jaume Balagueró y Paco Plaza, 2007)

Por Ciro Altabás.

¡La mejor película española de la década! Casi nada. Si alguien se pregunta si he visto todas las películas españolas desde el 2000 para poder opinar con propiedad, la respuesta es un rotundo jajaja. Pero me comprometo a verlas como propósito de año nuevo, para estar preparado por si dentro de diez años me encuentro en la misma tesitura. Y, de paso, también me propongo ir al gimnasio. Y a sacarme el carné de conducir. Y llamar más a mamá, que estará preocupada pensando que su hijo se ha vuelto loco con tanto cine español.

¿La mejor película española de la década? Pues [Rec], por ejemplo. Como ya es conocido a estas alturas, [Rec] es la historia de superación, tanto personal como profesional, de Ángela (Manuela Velasco), una joven periodista que investiga, durante una larga noche en Barcelona, el caso más trascendental de su carrera enfrentándose por el camino a las fuerzas del orden establecido que pretenden silenciar la verdad (y a hordas caníbales que pretenden llevarse algo a la boca).

También supone un fenómeno extraño en nuestra cartelera: una cinta pequeña pero honesta, macarra y directa que no oculta su vocación industrial. Después de muchos intentos con mayor o menor fortuna, la productora Filmax dio en el clavo metiendo en un edificio a Paco Plaza y Jaume Balagueró (directores) y a Luiso Berdejo (guión) con un proyecto que había comenzado con el genérico título de Bomberos, pero que se dio a conocer con una inteligente campaña de promoción y explotó gracias a un boca a boca a base de alaridos.

En el 2007, mientras el cine español seguía culpando a la piratería de todos los problemas habidos y por haber con una copa en la mano, los chavales acudieron en masa a los cines a gritar y a reír y a vivir una experiencia que, descargada de Internet, simplemente no era lo mismo. Porque la precuela de [Rec] 2 es un tren de la bruja actualizado, un Shooter en primera persona (pregúntale a tu sobrinito, si eso) donde el malo final no es un cíclope de veinte metros, sino una niña alta y delgada. [Rec] desprende un saludable y necesario aroma a gamberrada, a <<coge la cámara, Paco, que vamos a liarla bien liada>>, y con tanta seguridad en sus venas que se permite meter crítica social para recordarnos que, incluso en situaciones extremas, siempre hay tiempo para tocarle los cojones al vecino.

Y todo eso en 75 minutos escasos. En estos tiempos del audiovisual patrio, donde no se puede ver un capítulo de una serie española sin despejar la agenda, preparar provisiones y despedirse de los tuyos, se agradece una película que termina cuando tiene que terminar. Como un invitado que sabe cuándo debe marcharse y, encima, sin dar más explicaciones de las necesarias. Un invitado que se pasa toda la visita irrumpiendo de armarios con la cara desencajada, cierto, pero que no dudas en recomendar a otros amigos. Que alguno te dirá <<gracias por el chivatazo>>, otro un tanto peculiar insistirá en que <<me gustó más la versión americana>>, y un tercero <<la comparación de [Rec] con un invitado que sale de armarios me parece un poco pobre, ¿puedes darle otra vuelta antes de enviar el texto?>>. Pero, ¿cuántas películas pueden presumir de haber conseguido eso?

Y además acojona, tú. Además, acojona.

WE LOVE CINEMA

Por Rafael Alcacer.

Welovecinema.es alternará diariamente  su dossier de opinión “La mejor película española de la década” con la sección “Operación”. Un tema crítico acerca del “Nuevo cine español del milenio”. Mañana lunes 18 de enero: “Sympathy for Mr Almodóvar: De Todo sobre mi madre a Los abrazos rotos en cinco pasos” por Tonio L. Alarcón (Dirigido por). Con ilustración exclusiva de la diseñadora Carolina Torres.

No hay Trackbacks

One Comentario

  1. Io sono 100% deacordo. Encima, la compré en DVD desde Amazon.co.uk para poder enseñársela a todos mis amigos güiris en Alemania.

    BTW: tras ver sus 4 encomiables cortos, el largometraje de Mr Altabás se espera con ansias bien ansiosas :P

    Comentado 17 Enero, 2010 a las 14:41 | Permalink