La mejor película de la década para Diego Salgado

La soledad (Jaime Rosales, 2007)

<<Los motivos por los que hago cine están relacionados con la necesidad de concienciar a los espectadores de la sociedad en que me ha tocado vivir, y con intentar dejar una huella para las generaciones futuras>>. Jaime Rosales es un director con pretensiones. Hasta lo antipático, en opinión de muchos. Sus tres realizaciones hasta la fecha –Las horas del día (2003), la película aquí comentada y Tiro en la cabeza (2008)– no pueden ser calificadas, desde luego, de entretenimientos comerciales. Pero tampoco es factible adscribirlas ni al cine social ni al audiovisual autista. Rosales representa más bien una reedición extemporánea de la autoría en boga hace cuatro décadas, la que combinó lo curil y lo marxista en discursos de expresiones formales implacables, capaces de plantear al espectador incomodísimas requisitorias existenciales.

En el cine de hoy, se podría citar a Michael Haneke como figura equiparable a Rosales. El austríaco también se ha atrevido a prorrogar la estética ética que caracterizó a la modernidad en este presente hipermoderno para el que la conciencia ha devenido un virus mutable, sorprendentemente, a voluntad de su huésped, de modo que nunca lo trastorne, sino que sirva “de manera constructiva” a sus intereses, en paralelo a una fomentada desustancialización de las imágenes con vistas a su explotación irreflexiva. Sin embargo, ni las películas de Haneke ni las de Rosales, congruentes hasta lo enojoso, admiten mutaciones intelectuales anestésicas. El caso de Rosales es quizás más singular al tener lugar en España, país por el que la modernidad cinematográfica pasó de refilón, y que siempre se ha cuidado mucho de ejercer la meditación (auto)crítica.

Menos todavía de manera programática, como Rosales está insistiendo en desarrollar su carrera. La soledad hace justicia al tema que le da título con una metodología tan precisa (la célebre polivisión, que atrapa a los personajes, los separa inapelablemente, y subraya el espanto metafísico de los espacios vacíos, de la ausencia) que sorprende la ¿interesada? malinterpretación que han hecho de ella muchos articulistas y espectadores. La soledad no “trata” sobre el terrorismo, los hijos egoístas o las madres abnegadas. Sino sobre la fragilidad del estado de bienestar personal y colectivo, la aún más frágil línea divisoria entre la existencia y la nada, y las infranqueables fronteras de hipocresía y banalidad que nos separan a unos de otros pese a compartir el mismo destino.

Temas tabúes para la sociedad española, cuyas tendencias gregarias, a la integración tribal, a la evitación a toda costa de la soledad y sus exigencias, prestan a la película de Jaime Rosales un poder subversivo y trascendente que va más allá de las consideraciones sobre lo cotidiano y las elucubraciones formalistas. <<Hay que decir “voy a cambiar el mundo”, aunque luego sea evidente que no va a ser así. En cada película que he hecho, lo he pensado aunque no lo vaya a conseguir>>.

WE LOVE CINEMA

Por Daniel González Coves

Werckmeister-harmóniak. no.1 (Béla-tarr, 2000)

Welovecinema.es alternará diariamente  su dossier de opinión “La mejor película española de la década” con la sección “Operación”. Un tema crítico acerca del “Nuevo cine español del milenio”. Mañana miércoles 20 de enero: “La promoción en el cine español por Javier Ruiz de Arcaute (Las Horas perdidas). Con diseño exclusivo de Oyer Corazón (Diseñador gráfico) y Alberto Corazón (Diseñador, Premio Nacional de diseño 1989)

1 Trackbacks

  1. [...] Martes 19: Dossier de opinión: “La mejor película española de la década” por Diego Salgado. [...]

2 Comentarios

  1. Olé: “La soledad no “trata” sobre el terrorismo, los hijos egoístas o las madres abnegadas. Sino sobre la fragilidad del estado de bienestar personal y colectivo, la aún más frágil línea divisoria entre la existencia y la nada, y las infranqueables fronteras de hipocresía y banalidad que nos separan a unos de otros pese a compartir el mismo destino.”

    Y la conclusión sobre el gregarismo ya es de cum laude…

    Comentado 19 Enero, 2010 a las 13:56 | Permalink
  2. Excelente artículo.

    Comentado 21 Enero, 2010 a las 15:37 | Permalink