Los éxitos de taquilla del cine español

LOS ÉXITOS DE TAQUILLA DEL CINE ESPAÑOL

Por Mary Carmen Rodríguez

El mayor premio para un cineasta es contemplar una sala de cine repleta de espectadores que están dispuestos a ver una de sus películas. Cuando esto se produce con una película española podemos pensar en dos cosas, que se ha hecho una excelente campaña promocional o que se ha obrado un milagro.

Por diferentes cuestiones, sobre todo por la mala prensa que tiene el cine español, promocionar un título nacional requiere mayores esfuerzos que un título norteamericano procedente de una major. Recientemente lo hemos comprobado con Ágora (Agora, Alejandro Amenábar, 2009) o Spanish Movie (Javier Ruiz Caldera, 2009), cuyas campañas promocionales han sido extenuantes y con las que siempre se llegó a tener la sensación de que no se habían promocionado lo suficiente.


El último tercio del año ha sido excelente para el cine español gracias al éxito de títulos como , Ágora, Spanish Movie, [REC] 2 (Jaume Balagueró y Paco Plaza, 2009), Celda 211 (Daniel Monzón, 2009), Planet 51 (Jorge Blanco, Javier Abad y Marcos Martínez, 2009). Detrás de estas producciones estaban algunas televisiones privadas, como Tele 5 y Antena 3. Desde que las privadas asumieron que tenían que cumplir un papel en la producción cinematográfica, al estar obligadas a invertir un 5% de sus beneficios en cine, se ha cambiado el concepto de promoción de una película española. Ya que hasta entonces la promoción se reservaba a sólo unos pocos privilegiados. Esto sin duda ha beneficiado a títulos como Alatriste (Agustín Díaz Yanes, 2006), que recaudó 16,7 millones de euros, y El orfanato (Juan Antonio Bayona, 2007), que consiguió 25,1 millones de euros de recaudación, situándose como la segunda película con mayor recaudación del cine español.

Si nos pusiéramos a elaborar una lista de nuestros directores más eficaces en la taquilla. Dicha lista tendría que estar encabezada por Alejandro Amenábar. Durante esta década ha estrenado tres títulos, Los otros (The Others, 2001), Mar adentro (2004) y Ágora. El mayor éxito de la década se ha vivido precisamente con Los otros. Un film de terror de factura clásica que costó 20 millones de dólares, una producción de José Luis Bovaira y José Luis Cuerda, a través de Sogecine y Las Producciones del Escorpión, respectivamente, y que contaba con la producción ejecutiva de Paula Wagner, Tom Cruise y los hermanos Weinstein. La cinta, que estaba protagonizada por una estrella de la talla de Nicole Kidman, tuvo una campaña de márketing sobresaliente, a la que ayudó bastante el interés mediático que había despertado este film a la prensa más sensacionalista, ya que durante el proceso de posproducción, se rompió el matrimonio formado por Tom Cruise y Nicole Kidman. Cuestiones extracinematográficas aparte, la cinta cosechó un gran éxito de público y también de crítica. Su recaudación mundial fue de 209 millones de dólares, 98 correspondientes a la taquilla norteamericana. En Estados Unidos llegó a ser considerada uno de los sleepers del año, y en España recaudó 27,2 millones de euros y fue vista por 6,4 millones de espectadores.

Tres años después estrenaría la multipremiada Mar adentro. La oscarizada cinta no solo logró ser un éxito de crítica y público sino que se convirtió en algo más que un acontecimiento cinematográfico ya que volvió a abrir el debate socio-político sobre la legalización de la eutanasia, aunque al final no llegó a pasar de ahí. En España recaudó 19,8 millones de Euros y fue vista por 4,1 millones de espectadores. El pasado mes de octubre estrenaría su producción más ambiciosa, Ágora, un film que ha costado 50 millones de Euros, y cuyo éxito en España ha sorprendido incluso a los más optimistas. No las tenía todas para triunfar, a pesar del gusto del espectador español por las producciones históricas, después de las primeras críticas que recibió el film en el pasado Festival de Cannes. Pero aún así ha logrado congregar a más de cuatro millones de espectadores en los cines, de hecho en algunas salas de cine se ha llegado a colgar el cartel de “no hay entradas”. Su recaudación en España se acerca a los 21 millones de euros, pero el film depende de la recaudación internacional para que se pueda recuperar la inversión. En los próximos meses se saldrá de dudas.

Si nos referimos a los realizadores más eficaces en la taquilla también tenemos que hablar de Pedro Almodóvar, que es otro de nuestros cineastas que jamás han tenido problemas para promocionar sus títulos. Comenzó la década ganando el Oscar a la mejor película en lengua no inglesa por Todo sobre mi madre (1999), uno de sus títulos que mejor funcionamiento han tenido en la taquilla. Dos años después de este éxito estrenó Hable con ella (2002), que tuvo mejor funcionamiento fuera de nuestras fronteras, aunque aquí recaudó la más que respetable suma de 6,2 millones de euros. Por este título, Almodóvar lograría un Oscar al mejor guión. Por La mala educación (2004) obtendría en nuestra taquilla un resultado similar, ya que recaudó 6,1 millones de euros, y también tuvo mejor acogida en el mercado internacional. Su mayor éxito, dentro y fuera de nuestras fronteras, lo cosecharía con Volver (2006), una de sus cintas más aclamadas. Esta película, que en España recaudó 10,2 millones de euros, fue premiada en el Festival de Cannes y Penélope Cruz lograría su primera candidatura al Oscar. Además, se convirtió en la gran triunfadora en los premios Goya del 2007, donde Almodóvar ganaría por segunda vez el de mejor director. Este año pasado ha estrenado Los abrazos rotos, que en España no ha funcionado tal y como se esperaba: su recaudación apenas supera los 4 millones de euros. Su recaudación mundial se acerca a los 19 millones de dólares.

Quien se ha ganado por méritos propios el título de “el rey de la autopromoción” es Santiago Segura, que es incluso capaz de meterse en la casa de Gran hermano para promocionar uno de sus largometrajes. Tenía el mérito de haber conseguido dirigir el film más taquillero de la historia del cine español, Torrente, el brazo tonto de la ley (1998) y dispuesto a batir esa marca estrenó en el 2001 su secuela Torrente 2: Misión en Marbella (2001), y lo consiguió al recaudar la suma de 22,1 millones de Euros, hasta que Los Otros de Amenábar batió esa marca. En 2005 estrenaría la tercera de esta saga y también funcionó muy bien en taquilla al recaudar 18,1 millones de Euros.

Álex de la Iglesia ha gozado del éxito con títulos como La comunidad (2000), que se convirtió en la cinta española más taquillera del año 2000, al recaudar 6,7 millones de euros, y el pasado año logró esa misma marca con Los crímenes de Oxford (The Oxford Murders, 2008) que recaudó 8,2 millones de euros.

Sin embargo, algunos de nuestros realizadores más taquilleros durante la década de los noventa, como son el oscarizado Fernando Trueba y Manuel Gómez Pereira, no han gozado del favor del público durante esta década. Gómez Pereira afrontó una de las producciones más ambiciosas del cine español de principios de la década con Desafinado (Off Key, 2001), que costó cerca de 11 millones de Euros. Una comedia rodada en inglés y con reparto internacional que recaudó la lamentable suma de 315.000 Euros y fue vista por apenas 71.000 espectadores. Y Fernando Trueba no gozó del éxito ni del público ni de la crítica con El embrujo de Shanghai (2002), una cinta que costó cerca de 8 millones de euros y que tan solo recaudó 1,4 millones de euros.  El fracaso de ambas cintas supuso un enorme revés para la productora Lolafilms de Andrés Vicente Gómez, que aun habiendo cosechado el éxito con la comedia Isi / Disi. Amor a lo bestia (Chema de la Peña, 2004), que recaudó 6,6 millones de euros, no ha convertido en éxito algunas de sus producciones más ambiciosas, como Teresa. El cuerpo de Cristo (Ray Loriga, 2007), que costó 12 millones de Euros y que recaudó tan solo 645.000 Euros. Los problemas financieros que arrastra esta productora han impedido la salida adelante de Manolete, dirigida por Menno Meyjes, una producción internacional con un presupuesto de 20 millones de Euros, protagonizada por Adrien Brody y Penélope Cruz y cuyo estreno sigue siendo todo un misterio.

Tras varios documentales, entre ellos el premiado El milagro de Candeal (2004), Fernando Trueba regresó este año pasado a la ficción con El baile de la victoria, la adaptación cinematográfica de la laureada novela de Antonio Skarmeta. Pero este film no está funcionando tal y como se esperaba, probablemente porque se estrenó casi dos meses después de ser designada por la Academia de Cine como la representante de España en la carrera hacia el Oscar a la mejor película en lengua no inglesa, Vértice, su distribuidora, no ha sabido aprovechar la promoción que le daba la actualidad informativa. Hasta el momento ha recaudado 1,1 millones de euros, y no se apuesta con una carrera comercial de largo recorrido. Para la crítica también ha sido un film decepcionante.

Dos han sido los géneros que mejor rendimiento han tenido en taquilla, en primer lugar nos encontramos con el terror, las ya comentadas Los otros y El orfanato han congregado a un gran número de espectadores en las salas, y han conseguido captar al sector que es más difícil en el cine español, el público joven; como también lo ha hecho [REC] de Jaume Balagueró y Paco Plaza, la primera entrega, estrenada en el 2007, recaudó 8,2 millones de euros y congregó a cerca de un millón y medio de espectadores, y la segunda ha tenido un recaudación de 4,7 millones de euros. En segundo lugar nos encontramos con la comedia. Dos de las grandes sorpresas de esta década han sido El otro lado de la cama (Emilio Martínez Lázaro, 2002), que recaudó 12,6 millones de euros, mientras que su secuela, Los 2 lados de la cama (2005), logró 7,9 millones de euros. Días de fútbol (2003), de David Serrano, guionista de los títulos anteriores, recaudó 12,2 millones de euros. El éxito de estas comedias se ha basado más en el boca a boca entre los espectadores que en una excelente campaña de márketing. Y no nos podemos olvidar de otras comedias como son las adaptaciones de Mortadelo y Filemón. La primera, La gran aventura de Mortadelo y Filemón, dirigida por Javier Fesser, se estrenó en 2003 y recaudó la excelente suma de 22,8 millones de euros y la segunda, Mortadelo y Filemón misión: Salvar La Tierra, estrenada en 2008 y dirigida por Miguel Bardem hizo 7,7 millones de euros. Otra de las sorpresas las encontramos en el realizador Juan Antonio Muñoz, miembro del famoso dúo cómico Cruz y Raya. En el año 2000 estrenó el film Ja me maaten, que recaudó 1,4 millones de euros y que curiosamente se sitúa entre los títulos españoles que mayor número de espectadores ha congregado en sus pases televisivos, y en el 2007 se estrenó su continuación El Ekipo Ja, que llegaba avalada por una gran campaña promocional por parte de Antena 3, una de las productoras de la cinta, y que recaudó 1,6 millones de euros.

El gran éxito que han cosechado en los últimos años las series nacionales ha respaldado la llegada al cine de sus actores protagonistas, convertidos en ídolos de millones de adolescentes. Este año pasado hemos visto que el público más joven se ha acercado a nuestro cine gracias a títulos como Mentiras y gordas, de Alfonso Albacete y David Menkes, y Fuga de cerebros, de Fernando González. Ambas cintas estaban protagonizadas por las nuevas estrellas procedentes de la pequeña pantalla como son Mario Casas, Hugo Silva, Ana de Armas o Amaia Salamanca, y las campañas promocionales de ambas se basaban en estos intérpretes. Mentiras y gordas recaudó 4,2 millones de Euros y Fuga de cerebros cerca de 6,8 millones de euros. Viendo estos datos podemos pensar en el nacimiento de un nuevo star system que vendrá a relevar en el futuro a estrellas tan consagradas y eficaces en la taquilla como son Penélope Cruz, Javier Bardem, que estrenen lo que estrenen siempre han congregado a un buen número de espectadores en los cines.

Toda esta cantidad de datos pueden invitar al optimismo ya que el cine español ha ganado espectadores a lo largo de la primera década del siglo XXI. Pero la realidad es bien diferente ya que se ruedan al año más de 120 títulos nacionales, no todos llegan a las salas comerciales, y de los que llegan a estrenarse son muy pocos los que alcanzan el éxito. Esperemos que en la próxima década cambien muchísimas cosas para que podamos hablar del éxito del cine español sin que tengamos la sensación de que nos estamos refiriendo a una utopía.

WE LOVE CINEMA

Por Miryam Serrano.

El último tercio del año ha sido excelente para el cine español gracias al éxito de títulos como , Ágora, Spanish Movie, [REC] 2 (Jaume Balagueró y Paco Plaza, 2009), Celda 211 (Daniel Monzón, 2009), Planet 51 (Jorge Blanco, Javier Abad y Marcos Martínez, 2009). Detrás de estas producciones estaban algunas televisiones privadas, como Tele 5 y Antena 3. Desde que las privadas asumieron que tenían que cumplir un papel en la producción cinematográfica, al estar obligadas a invertir un 5% de sus beneficios en cine, se ha cambiado el concepto de promoción de una película española. Ya que hasta entonces la promoción se reservaba a sólo unos pocos privilegiados. Esto sin duda ha beneficiado a títulos como Alatriste (Agustín Díaz Yanes, 2006), que recaudó 16,7 millones de euros, y El orfanato (Juan Antonio Bayona, 2007), que consiguió 25,1 millones de euros de recaudación, situándose como la segunda película con mayor recaudación del cine español.