La mejor película española de la década para Chema García Ibarra

HONOR DE CAVALLERIA (Albert Serra, 2006)

¿Qué cojones es esto?

Un señor que se parece al Quijote en mitad del bosque. Al fondo, otro señor gordo. Sancho, claro. Pasan los minutos en silencio. Al Quijote le duele el hombro porque la armadura se le clava. Sancho la arregla. El Quijote le pide a Sancho unas hojas de laurel. Sancho las busca. Mientras tanto, se hace de noche. La pantalla se oscurece hasta que sólo vemos siluetas. La película sigue. ¿Pero qué cojones es esto?

De repente, el día siguiente. Andan de aquí para allá, hablan un poco. Las chicharras se convierten en grillos, la pantalla se oscurece de nuevo. No estamos viendo una película, estamos compartiendo la vida con ellos, viajando sin rumbo, haciéndonos amigos mientras damos vueltas en círculo. Hablando sobre perros, sobre el calor que hace, si vamos por aquí o por allí, si el agua de este río está fría o está bien.

En Honor de cavalleria los actores tienen libertad total de acción, tiempo y diálogo. Es la cámara la que se adapta a ellos. Por eso vemos movimientos bruscos cuando el Quijote decide cambiar de dirección o enfoques y desenfoques repentinos. El cámara no sabe qué va a suceder ni adónde tiene que apuntar. A veces parece que le hemos dado por error a “ver making of”.

Pero es que todo lo que ocurre detrás de la cámara es secundario. Lo importante es esa realidad que hay delante. Como debe ser, claro. Este Quijote deconstruido, al límite del límite, desorientado pero sabiendo adonde va. Y este Sancho silencioso, sumiso, cansado, devoto, amigo y cuidador. Porque no son actores, son Quijote y Sancho. Esto no es una no-actuación. Es la actuación más extrema que puede darse. Se han convertido en los personajes. Son Quijote y Sancho.

Y detrás de este invento, otro personaje que parece escapado de la ficción: Albert Serra. No se pierdan la ronda de preguntas tras la proyección de El cant dels ocells (2008) en el festival de Gijón, que alguien consciente de estar viviendo un momento único decidió grabar y compartir con el mundo en Internet. Una isla en medio del mundo de la afectación, de la trascendencia, de la seriedad, de la cordura. El lado oscuro de Jaime Rosales, dos extremos que a veces se tocan.

Por su sentido del humor, su grandilocuencia y su divertidísima parodia del egocentrismo parece un personaje de Andy Kaufman. Todo le da igual. Cuando dentro de dos películas la misma crítica que le ha ensalzado le acuse de repetir la misma fórmula, le dará igual. Cuando se le reclame como una rareza dentro de veinte años, le dará igual. Es el punk, el hazlo-tú-mismo, el arte en sí mismo, sin necesidad de ser mostrado ni expuesto, sin necesidad de crítica. En realidad, mi película favorita española de la década es la que Albert Serra se ha montado alrededor.

WE LOVE CINEMA

Por Antihéroe.Welovecinema.es alternará diariamente  su dossier de opinión “La mejor película española de la década” con la sección “Operación”. Un tema crítico acerca del “Nuevo cine español del milenio”. Mañana martes 26 de enero: “Los 2000 que liberan (y que ahogan) por Daniel de Partearroyo (Tren de sombras). Con diseño exclusivo de Luna Hurtado y Carlos Navarro Romero.

1 Trackbacks

  1. [...] Lunes 25: “La mejor película española de la década para Chema García Ibarra“ [...]

2 Comentarios

  1. Creo que es el artículo con el que más estoy de acuerdo. Palabra por palabra.

    Comentado 25 Enero, 2010 a las 17:03 | Permalink
  2. Saskia Huiskamp

    Una de las cosas que más me gustó de esa película es la herencia que Sancho hereda, ese “no-sentido” de la vida que trata de transmitirle Don Quijote, y cómo Sancho va a intentar honrar a su Don Quijote cuando éste ya no esté… Se trata del legado de una forma de ver y entender, de una forma de sentir.
    Pese a la “poca seriedad” de Albert Serra, estamos hablando aquí de trascendencia.

    Por otro lado, la simpleza que se respira… me paseé muy, muy a gusto en círculos con estos dos “amigos”.

    Felicidades por el artículo y por el blog (a todos)

    Comentado 6 Febrero, 2010 a las 9:37 | Permalink